Proyecto de elaboración de una trilogía y de una tetralogía para interpretar nuestro mundo sociocultural

Compartimos este interesante artículo de nuestro compañero en el Grupo de Aprendizaje Colectivo, José Domínguez, y os invitamos a compartirlo.

[Descargar artículo en pdf]

PROYECTO DE ELABORACIÓN DE UNA TRILOGÍA Y DE UNA TETRALOGÍA PARA INTERPRETAR NUESTRO MUNDO SOCIOCULTURAL.

José Domínguez

Actualmente contamos con potentes e innovadoras epistemologías de la complicidad y de la educación para abordar en todas las etapas de la educación básica la interpretación y la comprensión del mundo sociocultural que nos ha tocado vivir y para buscar las alternativas eficaces para salir de la situación desastrosa en la que estamos inmersos.

A mi entender, para aplicar correctamente las epistemologías de la complejidad, necesitamos dos instrumentos complementarios que nos orienten en la investigación de la génesis histórica de nuestro mundo sociocultural desde el siglo XVIII hasta nuestros días. Esos instrumentos complementarios de las epistemologías de la complejidad son dos investigaciones sobre las grandes ideas regulativas que han orientado la configuración del mundo sociocultural, que vive la humanidad actual como especie.

Una trilogía sobre las utopías.

La primera investigación es una trilogía sobre tres utopías: a) la utopía de la república democrática de ciudadanos libres, iguales y hermanos, que se rigen por la voluntad general del démos, expresada en los derechos y libertades fundamentales; b) la utopía de una comunidad planetaria o de una república democrática mundial que incluya a todos los seres humanos como ciudadanos, libres, iguales y fraternos; c) la utopía de un progreso múltiple, multidimensional y polifacético para configurar repúblicas democráticas en todos los países y la república democrática mundial y planetaria.

Una tetralogía sobre las grandes ideologías.

La segunda investigación es una tetralogía que describa las cuatro grandes ideologías hegemónicas y antagónicas que han influido decisivamente en la configuración de las actuales formaciones sociales capitalistas, en la occidentalización del mundo y en la consolidación de la llamada “globalización económica”, que es un eufemismo para designar el gobierno plutocrático monopolista de las oligarquías financieras, industriales y mercantiles. Esas cuatro grandes ideologías son las siguientes:

  1. La ideología del liberalismo político y económico de la burguesía industrial y mercantil, cuyo horizonte es la consolidación de las naciones-Estado soberanas.
  2. La ideología del liberalismo económico y político de la oligarquía financiera, orientado, desde el siglo XVIII, a la creación de un gobierno económico mundial y supranacional, monopolizado por la oligarquía financiera que ha desembocado en la “globalización económica”
  3. La ideología del proletariado y de las clases afines desarrollada en sus diversas tendencias por el Movimiento obrero: comunismo, socialismo, anarquismo; socialismo utópico y socialismo científico; socialismo revolucionario y socialismo reformistaprogresista.
  4. Ideología interclasista, apologética y conservadora del Catolicismo.

Los antagonismos irreconciliables y la interacción dialógica de estas cuatro corrientes ideológicas han influido en los complejos procesos de occidentalización del mundo y de la expansión mundial del modo capitalista de producción y consumo.

Según mi opinión, la elaboración de la trilogía de utopías y de la tetralogía de ideologías puede constituir un instrumento útil y eficaz para aplicar en las tareas cotidianas del aula las epistemologías de la complejidad, que pretenden comprender la genealogía del mundo sociocultural y buscar alternativas y estrategias para detener y revertir los desastres, que nos llevan hacia el colapso, la aniquilación y la destrucción.

Para una información sintética y solvente de las epistemologías de la complejidad remitimos a la excelente obra de Lluis Ballester Brage y Antoni J. Colom Cañellas titulada Epistemologías de la Complejidad y educación (Octaedro, septiembre de 2017). En ella sintetizan las aportaciones de ocho autores: Gregory Bateson, David Bohm, Iliya Prigogine, Niklas Luhmann, Humberto Maturana, Fritjof Capra y Edgar Morin.

Los desastres producidos en el ecosistema por el modo capitalista de producción y consumo inspirado por el liberalismo económico.

Los 7.200 millones de personas, las 193 Naciones-Estado reconocidas con sus complejas sociedades pluriculturales y la humanidad como especie, al comienzo del siglo XXI están inmersas en un conjunto de problemas medioambientales complejos que amenazan con aniquilar el ecosistema planetario de la Tierra, que nos empujan al colapso y a la autodestrucción.

Entre esos problemas destacan: el agotamiento de los recursos naturales que no pueden ser repuestos y de las materias primas que hacen imposible el crecimiento ilimitado del industrialismo con su irracional sistema de despilfarro; los efectos altamente contaminantes de la producción energética, química e industrial que necesita el modo capitalista de producción y consumo; la contaminación de ríos, lagos, acuíferos y mares como consecuencia de las actividades extractivas e industriales descontroladas; la contaminación atmosférica como consecuencia de la combustión masiva y sistemática de energías fósiles para la producción de electricidad, la automoción, el transporte terrestre, aéreo y marítimo, el funcionamiento de maquinarias pesadas y las calefacciones urbanas y por la emisión de numerosos gases contaminantes de las industrias, especialmente de las químicas y sus productos; la deforestación irresponsable y la destrucción de los bosques; la destrucción de la biosfera: contaminación, uso abusivo de fertilizantes químicos y plaguicidas, agricultura industrial destructora de la biodiversidad con los monocultivos extensivos de transgénicos; la ruptura de las cadenas tróficas de los ecosistemas; la extinción de numerosas especies terrestres y marinas; el agotamiento de la fauna terrestre y marina por los métodos extractivos incontrolados; la consecuencia más grave de las actividades extractivas e industriales y del consumismo despilfarrador es la aceleración del cambio climático que está llevando al ecosistema planetario al borde de la autodestrucción: el aumento de las catástrofes naturales – tifones, huracanes, lluvias torrenciales, riadas, deshielo de los polos, aumento del calor y del nivel del mar – constituyen un síntoma terrorífico de la amenaza que se cierne sobre el ecosistema planetario.

Los problemas sociales, éticos y políticos derivados del triunfo del modo capitalista de producción y consumo.

El modo capitalista de producción y consumo ha recorrido un camino triunfal desde el siglo XVIII hasta el siglo XXI. Ha salido victorioso de todas las luchas sociales y de todas las críticas y agresiones. La burguesía industrial, mercantil y financiera fue reemplazando continuamente las monarquías absolutas, los despotismos ilustrados y las distintas capas de la nobleza. En todas las naciones se ha configurado la burguesía ascendente con sus diversas fracciones, logrando la hegemonía la fracción financiera. Esta fracción, desde el siglo XVIII hasta nuestros días, ha luchado por implantar un gobierno económico mundial en la sombra, que estuviera por encima de las Naciones-Estado y de todas las empresas económicas públicas y privadas. Y lo ha conseguido con la llamada globalización económica. El mecanismo utilizado como instrumento ha sido un sofisticado sistema de ampliar la deuda, producto estrella de la ingeniería económica practicada, que ha logrado convertir en deudores a los individuos, a los grupos, a las empresas, a las Naciones-Estado y sus gobiernos y a los competidores en el campo de la industria y del comercio y, sobre todo, en el campo de las finanzas. El sistema de la deuda como mecanismo de la de la dominación ha experimentado un desarrollo constante, una ampliación progresiva. En la última crisis económica el perfeccionamiento más importante del sistema de la deuda ha consistido en utilizarlo para convertir las deudas de los bancos privados en deuda pública. Así ningún ser humano puede librarse de su condición de deudor, aunque personalmente no haya contraído ninguna deuda. Todas las Naciones-Estado están endeudadas hasta las cejas con los inversores, es decir, con el gobierno plutocrático de la oligarquía financiera. Como lo que acabo de exponer parece una exageración retórica sin fundamento, a continuación voy a citar algunos pasajes significativos de la obra Gobierno Mundial de Esteban Cabal que ha investigado atentamente el desarrollo de ese gobierno desde el siglo XVIII hasta el siglo XXI (Esteban Cabal, (2012). Gobierno Mundial. Madrid: Mandala Ediciones).

“Si incluimos el vaporoso mercado de derivados del cártel financiero, la masa monetaria mundial de casi  1.000 billones de euros  (un billón son un millón de millones), mientras que la riqueza mundial, el Producto Interior Bruto, es de  60 billones. La desproporción es de vértigo. La diferencia es de 16 a 1. El capitalismo ha descarrilado y el choque puede ser brutal”  Esteban Cabal oc. pg. 18).

“Hay que poner fin al actual sistema bancario y monetario, a la supremacía del dólar como moneda internacional, acabar con el mercado de derivados financieros, con la delirante macro estafa de los CDS  (credit default swaps ), cuyo volumen de negocios (700 billones de euros ) es 12 veces superior a toda la riqueza mundial, eliminar los paraísos fiscales que custodian más de  10 billones de dinero negro, los privilegios de las grandes fortunas y tal vez suprimir Bancos Centrales, racionalizar la producción y el consumo, frenar el deterioro ecológico y buscar solución al inminente fin del petróleo barato  (el pico petrolero), cambiando el modelo económico y energético petrodependiente por un modelo basado en la equidad social, la responsabilidad ambiental, la descentralización económica y energética, implementando necesariamente la eficiencia y las energías renovables… el capitalismo puede y debe ser sustituido porque es incompatible con la paz y los derechos humanos. Pero la alternativa a la “soberanía nacional” de Sieyés sigue siendo la soberanía popular de Rousseau, la democracia directa, transparente, participativa y de ningún modo nos podemos encomendar al gobierno plutocrático de las élites. A la sociedad del consumo sólo puede sucederle la sociedad del conocimiento”  (Esteban Cabal, oc. P. 20).

Es cierto que las naciones-Estado es un modelo agotado e inapropiado para el mundo del siglo XXI. Lo que en ningún caso podemos favorecer es la plutocracia, el advenimiento de un gobierno mundial privado de las élites globalistas que quieren acabar con el Estado del Bienestar y retrotraernos a la Edad media reinstaurando la esclavitud  [el subrayado es mío], aunque sea una esclavitud consentida gracias a sus sofisticadas técnicas de distracción y control social. En este sentido, el polo que configura a los BIC  [Brasil, Rusia, India, China ] y sus aliados potenciales supone un antídoto para frenar el peligrosísimo avance del proyecto plutocrático de la oligarquía euro-americana”  (Esteban Cabal, oc. P. 19).

[A principios del siglo XVIII ] “la Compañía de las Indias Orientales, con sede en Londres, era casi “una nación”, administraba Bombay, Madrás, Bengala y poseía un ejército propio. Pero es a partir de  1729, cuando la Compañía Británica de las Indias Orientales crea en Londres el Comité de los 300, que toma cuerpo la idea de establecer un gobierno en la sombra  [El subrayado es mío]…Antes de finalizar el siglo XVIII, la existencia de un incipiente gobierno mundial en la sombra, representado por el Comité de los 300, era ya un secreto a voces…entre los precursores de ese poder secreto destacan dos apellidos ilustres que comenzarían a adquirir un enorme protagonismo en la escena mundial a partir del siglo XVIII: Rothschild y Rockeffeller… Los Rothschild y los Rockeffeller se asociaron y ocuparon la cúspide del gobierno mundial en la sombra durante los siglos XIX y XX…En 1773, el joven Mayer Amschel Rothschild, con apenas 30 años de edad, fue capaz de reunir en Frankfurt a 12 miembros de la élite financiera internacional para exponer su plan secreto de 25 puntos para saquear y dominar el mundo”  (Esteban Cabal, oc. 31-32).

Esteban Cabal cita unas palabras de Amschel Rothschild pronunciadas en 1790, que se han aplicado sistemáticamente a la fabricación privada de Moneda, especialmente en la Reserva Federal de Estados Unidos que es un Banco privado. Esas palabras son las siguientes: “Permitidme fabricar y controlar el dinero de una nación y no me importará quién la gobierne, quién haga sus leyes” (Esteban Cabal, oc. P. 32). A continuación reproducimos literalmente los pasajes citados por Esteban Cabal extraídos del plan secreto de 25 puntos de Amschel Rothschild, omitiendo los comentarios de Esteban Cabal:

“Da lo mismo que los gobiernos establecidos sean derrocados por enemigos externos o internos, porque el vencedor tendrá siempre que pedir financiación a los banqueros ya que el Capital está por completo en sus manos. Las guerras deben dirigirse de manera tal que las naciones comprometidas con ambos bandos dependan de nuestra deuda”  [el subrayado es mío] (E. Cabal, oc. P.32).

El punto 8 de su plan secreto se refería al “uso de licores alcohólicos, drogas, corrupción moral y todo vicio para corromper sistemáticamente a la juventud de todas las naciones”  (E. Cabal, p. oc. P.33).

Amschel defendía el derecho de la élite financiera a arrebatar las propiedades ajenas por cualquier medio y sin vacilación “si ello contribuye a afianzar la sumisión de las masas y la autoridad en las clases dirigentes”  (E. Cabal, oc. 33).

“Nosotros pusimos los eslóganes de Libertad, Igualdad y Fraternidad en boca de las masas que preparan una nueva aristocracia”  (E. Cabal, oc. P.33).

“El poder de nuestros recursos debe permanecer invisible hasta que haya ganado tal fuerza que ninguna destreza o poder pueda minarlo  [el subrayado es mío] (E. Cabal, oc. P.33).

“Los candidatos para las oficinas públicas deben ser serviles y obedientes a nuestras órdenes” (E. Cabal, oc. P.33).

“Nuestras riquezas combinadas controlarán todas las fuentes de información pública”  (E. Cabal, oc. P. 33).

“Los pánicos y las depresiones financieras alumbrarán finalmente al Gobierno del Mundo, un nuevo orden Mundial”  (E. Cabal, oc. P.33).

Siguiendo el relato de Esteban Cabal destacamos algunos hitos relevantes de la evolución posterior del Gobierno económico mundial. El 5 de febrero de 1901, con el patrocinio de los Rothschild se constituye en Inglaterra la Tabla Redonda (Round Table) también llamada “el gobierno invisible”, una sociedad secreta que preconiza la supremacía anglosajona, intenta unir Estados Unidos y el Reino Unido y extender la utilización del idioma inglés en el mundo (Esteban Cabal, oc. P.41). A la muerte de la Reina Victoria en 1901, los aristócratas se asociaron con los poderosísimos banqueros y magnates de la industria internacional que no pertenecían a su linaje. Desde entonces el Comité de los 300 estuvo integrado por una clase dirigente intocable, a la que pertenecen, además de la oligarquía financiera, las casas reales de Inglaterra, Holanda, Bélgica, España, Dinamarca y otras familias europeas de sangre azul. (E. Cabal, oc. p. 38).

En 1913, nace el Banco de la Reserva Federal de los Estados Unidos. A pesar de ser un banco privado, el presidente Woodrow Wilson le autorizó a emitir moneda. Paul Warburg fue nombrado primer presidente. El congresista estadounidense Charles Lindberg dijo de la Reserva Federal que su poder financiero hacia de él “el gobierno invisible”. En 1917 Woodrow Wilson ganó las elecciones a su contrincante Theodore Roosvelt, con la ayuda de Nelson Aldrich, abuelo de David y Nelson Rockefeller. El presidente Theodore Roosvelt advertía en su programa electoral: “detrás del gobierno visible se encuentra un gobierno invisible que no debe fidelidad al pueblo ni reconoce ninguna responsabilidad. Aniquilar ese gobierno invisible, destruir la conexión impía que une los negocios corruptos con la política, por sí misma corrompida, tal es el deber del hombre de Estado”. Su vencedor Woodrow Wilson siendo presidente de Estados Unidos en un artículo titulado “The New Freedom” advirtió: “desde que entré en política he conocido muchos puntos de vista de hombres poderosos. Algunos de los hombres más poderosos de los Estados Unidos en la industria, el comercio y la manufactura tienen miedo de alguien, de algo…Ellos saben que en algún lugar existe un poder tan organizado, tan oculto, tan completo y tan persuasivo, que harían mejor que no hablaran ni condenaran ese poder más allá de sus pensamientos” (E. Cabal, oc. P.43).

En 1921 La Mesa Redonda y el Comité de los 300 con el liderazgo de Mandell House crean el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR) el erdadero gobierno de Estados Unidos en la sombra. Desde 1929, todos los presidentes de Estados Unidos pertenecen al (CFR). Este Consejo de Relaciones Exteriores estaba liderado por los Rockefeller, los Morgan y los Warbourg, todos ellos socios de los Rothschild.

El Consejo Federal de Exteriores (CFR) ha instruido a casi todos los presidentes, vicepresidentes, secretarios y altos funcionarios del Gobierno de los Estados Unidos y promovió la Conferencia de Bretton Woods que instauró el dólar como moneda internacional y dio lugar al nacimiento del Banco Mundial (BP) y del Fondo Monetario Internacional en 1944. (E. Cabal, oc. P.126).

En 1954 tuvo lugar en Holanda la Conferencia fundacional del Club de Bilderberg. Este misterioso Club promovido por Rockefeller e inicialmente liderado por Retinger reúne desde entonces a los impulsores del Nuevo Orden Mundial: (lo más granado de la oligarquía y la aristocracia occidental) y marca la agenda política del G8, del G20 y de los gobiernos. (E. Cabal, oc. 48 y ss.).

En 1971, Nixon desvincula definitivamente el dólar del patrón oro. Termina la era del dinero fiduciario y comienza la era dinero fiat (dinero facticio o imaginario que surge de la nada). Se reúne el Foro Económico Mundial, la Conferencia de Davos, en la que se establece que en los próximos 30 años, alrededor de 300 multinacionales geocéntricas regularán a nivel mundial el mercado de los productos de consumo y no subsistirán más que algunas pequeñas firmas para abastecer mercados marginales (E. Cabal, oc. Pp. 51-52).

La abolición del patrón oro había cambiado radicalmente las reglas consensuadas en Bretton Wood en 1944 y Rockefeller creía que Bilderberg no avanzaba con celeridad suficiente para implementar un nuevo sistema monetario mundial. Por este motivo, funda en 1973 la Comisión Trilateral liderada por Brzezinski, Consejero de Seguridad de Carter, que reúne a los financieros y a los industriales de alto rango de Estados Unidos, Europa y Japón. De ahí el nombre de Comisión Trilateral. (E. Cabal, oc. P. 52).

En mayo de 1975 tuvo lugar en la localidad japonesa de Kyoto la primera sesión plenaria de la Trilateral para debatir sobre “la distribución global del poder”. Además de los banqueros elitistas, como Rockefeller, Rothschil y Lehmann, asistieron altos ejecutivos de las multinacionales: Unilever, Schell, Exon, Fiat, Carterpillar, Coca Cola, Saint-Gobaín, Gibbs, Hewlett-Packard, Cummins, Bechtel, Mitsubishi, Sumitomo, Sony, Nipon Steel, etc. Un comunicado emitido por el Comité Directivo de la Trilateral a raíz de la cumbre de 1975 decía: “La comisión Trilateral espera que como feliz resultado de la conferencia, todos los gobiernos participantes pondrán las necesidades de interdependencia por encima de los mezquinos intereses nacionales o regionales”. (E. Cabal, oc. P. 54).

En 1990 se logró uno de los objetivos más deseados del Club de Bilderberg: la firma del Consenso de Washington, un acuerdo alcanzado por los ministros de finanzas de los países capitalistas, el FMI y el Banco Mundial para acelerar la mundialización de la economía. Se trata de un decálogo de lo que a partir de entonces se denominaron “políticas neoliberales”:

1. Disciplina presupuestaria: los presupuestos públicos no pueden tener déficit.

2. Reordenamiento de las prioridades del gasto público: el gasto público debe concentrarse donde sea más rentable.

3. Reforma impositiva: ampliar las bases de los impuestos y reducir los más altos.

4. Liberalización de los tipos de interés.

5. Un tipo de cambio de moneda competitivo.

6. Liberación del Comercio internacional: disminución de barreras aduaneras.

7. Eliminación de las barreras a las inversiones extranjeras directas.

8. Privatización: venta de las empresas públicas y de los monopolios estatales.

9. Desregulación de los mercados.

10. Protección de la propiedad privada.

11. Abandono por parte del Estado de la Educación y de la salud que deben ser privatizados.

(E. Cabal, oc. Pp.57-58).

Según mi opinión, los hitos relevantes de la evolución del gobierno económico mundial en la sombra desde el siglo XVIII al siglo XXI parecen suficientes para demostrar que la creación, la existencia y el funcionamiento del gobierno económico mundial no es una exageración retórica sin fundamento. Esta contextualización es fundamental para atribuir al éxito del modo de producción capitalista todos los problemas sociales, económicos, éticos y políticos que padece el mundo actual. Pero antes de enumerar esos problemas, conviene reforzar la valoración del proceso genealógico-evolutivo del gobierno económico mundial con algunas citas de personas autorizadas, sobre las que no recae ninguna sombra de sospecha.

El Papa Pío XI en su Encíclica Quadragésimo Anno promulgada el 15 de mayo de 1931, para conmemorar el cuarenta aniversario de la Encíclica Rerum Novarum de León XIII afirmaba: “Un poder inmenso y una despótica dominación económica están concentrados en manos de unos pocos. Este poder deviene particularmente irresistible cuando es ejercido por los que, controlando el dinero, gobiernan el crédito y determinan su concesión. Ellos suministran, por así decirlo, la sangre de todo el cuerpo económico, y la retiran cuando les conviene: como si estuviera en sus manos el alma de la producción de manera que nadie ose respirar contra su voluntad”. (E. Cabal, oc. P. 22).

Winston Churchill: “aquel que no vea que en la Tierra se está llevando a cabo una gran empresa, un importante plan en el cual colaboramos como siervos fieles, está ciego”. (E. Cabal. Oc. P. 22).

Eisenhower en su último discurso a la nación como presidente (17-1-61) advertía: “debemos guardarnos del complejo industrial-militar. No debemos permitir jamás que el peso de su influencia ponga en peligro nuestras libertades ni nuestros procesos democráticos” (E. Cabal, oc. P. 23).

Tres meses después, el 27 de abril de 1961, el presidente Kennedy, sucesor de Eisenhower, pronunció en Nueva York un lúcido y memorable discurso – El presidente y la prensa – ante la Américan News-papers Publishers Association. Reproducimos un largo pasaje, porque su contenido es muy esclarecedor:

“Damas y caballeros: la misma palabra “secreto” es repugnante en una sociedad libre y abierta, y nosotros somos, como personas, intrínsecamente opuestos a las sociedades secretas, a los juramentos secretos y a los procedimientos secretos. Porque nos enfrentamos en todo el mundo a una conspiración monolítica y despiadada que se basa principalmente en medios encubiertos para expandir su esfera de influencia basada en la infiltración en lugar de invasión, en subversión en lugar de elecciones, en intimidación en lugar de libre elección.

Es un sistema que ha empleado vastos recursos humanos y materiales para construir una máquina eficaz estrechamente tejida que combina operaciones militares, diplomáticas, de inteligencia, económicas, científicas y políticas. Sus preparativos son ocultos, no se publican. Sus errores son eliminados, no salen en los periódicos. Sus disidentes son silenciados, no elogiados. Para ello no se repara en gastos. Los rumores no se publican. Ningún secreto es revelado. Sin debate, sin crítica, ninguna administración y ningún país puede sobrevivir. Es por eso que el legislador ateniense Solón decretó como delito que los ciudadanos se aparten de las controversias. Pido su ayuda en la tremenda tarea de informar y alertar a la población norteaméricana, confiando en que con su ayuda los hombres serán como han nacido: libres” (E. Cabal, oc. Pp.23-24).

Kennedy fue asesinado el 22 de noviembre de 1963 en Dallas. Poco antes, en su última alocución pública, insistió: “El poderoso despacho del presidente ha sido utilizado para fomentar una conspiración, para destruir la libertad de los estadounidenses, y antes que abandone la presidencia debo informar a los ciudadanos sobre su destino”.

La oligarquía financiera siguió impertérrita con su hoja de ruta para instaurar su gobierno plutocrático mundial, desde el siglo XVIII al siglo XXI, a pesar de las resistencias, de las críticas y el rechazo generalizado a sus prácticas económicas agresivas a través de las luchas sociales, económicas, políticas e ideológicas. Con sus medios de comunicación y propaganda lograron distraer a la opinión pública y mantener en secreto su proyecto hasta el siglo XXI. Aunque, actualmente, se van conociendo algunos aspectos de su actuación clandestina e invisible todavía quedan muchas zonas oscuras por investigar. Su proyecto chocaba objetivamente con los intereses económicos, sociales y políticos de todas las clases sociales: con los intereses de las casas reales, con los intereses de la alta nobleza; con los intereses de la nobleza rentista; con los intereses de las iglesias; con los intereses de la pequeña burguesía urbana y campesina; y, sobre todo, con los intereses del proletariado obligado a vender su fuerza de trabajo en el mercado laboral, de acuerdo con las leyes de la oferta y de la demanda, que las presentaban como leyes naturales, aunque eran fruto de la manipulación astuta, alevosa e hipócrita, para crear la superabundancia de mano de obra barata. La burguesía financiera poco a poco fue integrando en su proyecto como socios a los miembros de la alta nobleza y de las familias reales, convirtiendo a las fracciones de la burguesía industrial y mercantil en socios y colaboradores y a muchos funcionarios y políticos en servidores incondicionales, garantizándoles un estatus económico y social relevante; explotando a los obreros como esclavos, mediante la opresión y la represión, o convirtiéndoles en esquiroles con migajas económicas y sociales.

Desde el siglo XVIII, la Oligarquía financiera ha actuado como un grupo de ventrílocuos poniendo en boca de los políticos, de los gobernantes y de los colaboradores en sus medios de comunicación bellos discursos cargados de promesas y soluciones a los problemas sociales, mientras los compraban y los corrompían para convertirlos en títeres y muñecos de ventrílocuo al servicio de su proyecto secreto. A través de sus medios de comunicación, de sus escasas declaraciones públicas, de sus portavoces y de su ejército de expertos y teóricos, los miembros de la oligarquía, designados con los eufemismos de “los mercados”, “los inversores”, se presentaron constantemente, desde el siglo XVIII al XXI, como los “salvapatrias”; como los solucionadores de todos los problemas, cuando, en realidad, eran ellos los principales causantes de los problemas. Con sus medios de comunicación y propaganda – prensa, radio, televisión, libros, informes Internet – y su influencia en las leyes, los sistemas educativos y los tratados comerciales internacionales, han logrado instalar un ocupa ideológico alienador en la mente de millones de personas, que les impiden analizar y comprender críticamente los problemas de millones de personas y de la humanidad como especie y reconocer sus causas.

Desde que Adam Smith (1723-1790) publicó en 1776 su obra Investigación sobre la naturaleza y causa de la riqueza de las Naciones, los defensores del modo capitalista de producción y consumo y de la ideología de liberalismo económico presentada como un utilitarismo social y ético-político no han dejado de prometer abundancia, bienestar y felicidad para todos. En el siglo XXI, la humanidad está descubriendo con estupor que el modo capitalista de producción y consumo ha sido y sigue siendo una inmensa estafa creída y consentida por todos: ha provocado desastres irreversibles en el ecosistema planetario de la Tierra; no sólo no ha solucionado los problemas básicos de supervivencia de la inmensa mayoría de las personas y de la humanidad como especie, sino que los sigue multiplicando y agravando.

Aunque ha habido períodos de relativa prosperidad y bienestar social en países capitalistas de Europa y Norteamérica y en algunas de sus excolonias, actualmente millones de personas en África, Asia y América Latina padecen hambre y miseria; carecen de vivienda digna, de agua potable, de alimentación suficiente y sana; padecen pobreza energética; millones de personan sufren el desempleo, el trabajo precario e infrahumano, los salarios-basura; millones de niños sufren explotación laboral, sexual y militar, carecen de servicios educativos y sanitarios, mueren de hambre y de enfermedades evitables y curables; la aplicación salvaje del modo capitalista de producción y de consumo ha destruido los modos tradicionales de producción y subsistencia, ha expoliado los recursos minerales de los países, ha expropiado a los habitantes de sus terrenos, ha talado sus bosques y los ha dejado en la miseria; el despilfarro del “Complejo industrial – militar” del que hablaba el presidente Eisenhower es el agujero negro que devora los escasos recursos monetarios de las nuevas Naciones-Estado y los sume en la deuda impagable; las guerras inducidas y planificadas por motivos económicos y de poder geopolítico arrasan ciudades, destruyen poblaciones, provocando dolor, hambre, miseria, mutilaciones, desplazamientos de millones de personas, especialmente mujeres y niños, que tienen que huir, abandonando los escasos recursos y posesiones que tenían.

“Vivimos instalados en la corrupción, la mentira y el engaño. Donde quiera que enfoquemos a mirada hallaremos corrupción, mentira y engaño. El sistema bancario y monetario es una estafa. El sistema financiero, la globalización económica, la economía de casino, en la que nos hemos instalado, es un engaño. El sistema sanitario y la industria farmacéutica son un fraude. El modelo productivo es injusto, el modelo energético es insostenible. Las instituciones de enseñanza, el estamento científico, el ejército, la judicatura todo está corrompido” (Esteban Cabal, oc. P.21).

Michael Ellner escribió: “Míranos, todo está al revés. Todo está patas arriba. Los médicos destruyen la salud. Los abogados destruyen la justicia. Las universidades destruyen el conocimiento. Los gobiernos destruyen la libertad. Los medios de comunicación destruyen la información. Y la religión destruye la espiritualidad” (E. Cabal, oc. p.21).

El poeta español León Felipe decía: “yo no sé muchas cosas, es verdad. Digo tan solo lo que he visto. Y he visto: que la cuna del hombre la mecen con cuentos, que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos, que el llanto del hombre lo ahogan con cuentos, que los huesos del hombre los entierran con cuentos, y que el miedo del hombre… ha inventado todos los cuentos” (E. Cabal, oc. P. 21).

“Pero los magnates de la prensa permiten que siga existiendo una sutil y eficaz censura que no emana de los gobiernos y los poderes públicos, completamente subordinados al gran capital, sino del establishent, esa oscura élite financiera que dicta las normas y maneja (o pretende manejar) a su antojo el destino de la humanidad. Información relevante y objetiva es silenciada a diario para evitar debates incómodos que comprometerían el éxito de su monumental estafa. Los intelectuales y escritores no afectos al régimen plutocrático son silenciados y ninguneados. En época de universal engaño, decir la verdad constituye un acto revolucionario, decía Orwell en su novela “1984”. “Atrevámonos”. (E. Cabal, oc. P. 21).

Los grandes interrogantes sobre el mundo sociocultural.

A comienzos del siglo XXI, los educandos deben descubrir los grandes problemas ecológicos y humanos en los que estamos inmersos, aprender a interpretarlos, analizarlos y comprenderlos críticamente. De acuerdo con sus edades y capacidades deben plantearse algunos interrogantes como los que formulamos a continuación para estimular su deseo de investigarlos: ¿Cuáles son los grandes problemas ecológicos, económicos, éticos, políticos que afectan a los seres humanos, a la humanidad como especie y al ecosistema planetario? ¿Qué procesos hemos seguido desde el siglo XVIII para desembocar en la situación en la que nos encontramos? ¿Cómo podemos conocer, interpretar y comprender la compleja evolución del mundo sociocultural desde el siglo XVIII hasta nuestros días?

Si la humanidad en su conjunto no adquiere una conciencia aguda de la problemática en la que está inmersa y de sus causas, ¿Es razonable que podamos diseñar y realizar estrategias eficaces para evitar el “colapso” que anuncian muchos científicos? ¿Cómo podemos aplicar correctamente las epistemologías de la complejidad para comprender la genealogía evolutiva del mundo sociocultural en el que estamos inmersos?

La búsqueda de alternativas viables y eficaces para transformar el mundo sociocultural.

La complejidad de esta tarea es abrumadora. Es muy fácil caer en la tentación de hacer propuestas inconexas, parciales, fragmentarias, paralelas y descoordinadas, que requieren mucho tiempo y son caminos que no conducen a ninguna parte. De entrada, es necesario tener en cuenta la interrelación, la interdependencia y la interacción de todas las actividades económicas – productivas y comerciales – , convivenciales y políticas, educativas, científicas, artísticas y culturales en la Telépolis y en la Tecnópolis. Es currículo escolar debería capacitar a los alumnos para examinar críticamente el funcionamiento del mundo sociocultural en todos sus niveles, desde el local al mundial, y la interacción constante entre todos esos niveles, es decir, el llamado fenómeno de la “glocalización”; También debería capacitar a los educandos para descubrir y valorar críticamente los grupos, movimientos y redes sociales que están funcionando cooperativa y democráticamente en todos los niveles para transformar el mundo sociocultural y a encontrar el campo adecuado para ejercer su compromiso militante para la transformación del mundo sociocultural.

Los niveles más relevantes del mundo sociocultural, que es necesario descubrir y analizar críticamente para promover en ellos alternativas razonables, viables y eficaces de transformación, son los siguientes:

  1. Nivel del barrio o municipio, comuna o comunidad básica o como quiera que se la designe en cada lugar, teniendo en cuenta su estructura territorial y todas las actividades de cualquier tipo que se desarrollan en su seno: competencias y funciones.
  2. Nivel de las Comarcas, o regiones o provincias: competencias y funciones.
  3. Nivel de las comunidades autónomas, cantones, departamentos o estados federados: competencias, funciones y poderes.
  4. Nivel estatal: Naciones-Estado, Estados plurinacionales, Federaciones de Estados o Estados Federados: competencias, funciones y poderes: legislativo, ejecutivo y judicial.
  5. Nivel geopolítico: regiones geopolíticas con mayor o menor grado de coordinación o actuación conjunta. Competencias y poderes.
  6. Nivel mundial: orden basado en la estructura de Naciones-Estado; orden basado en las relaciones universales, sin referencia a las Naciones-Estado: competencias, funciones y poderes.

A lo largo de la educación básica los educandos deberían aprender un uso crítico de Internet para buscar información relevante sobre el análisis de la estructura y funcionamiento de estos seis niveles del mundo sociocultural, sobre las actividades de todo tipo que se realizan en ellos y sobre los grupos, movimientos y redes que buscan la superación del modo capitalista de producción y consumo en todas las dimensiones y aspectos.

Sería necesario elaborar un catálogo abierto y flexible de núcleos temáticos relacionados con cada nivel, para tratar a lo largo de toda la educación básica.

Igualmente sería necesario elaborar un catálogo de grupos, movimientos y redes que actúan en cada nivel con intenciones críticas y transformadoras.

Por último, a lo largo de toda la educación básica, los educandos deberían tener acceso a libros, artículos, documentos, documentales, películas, informes y otros materiales relacionados con la estructura y el funcionamiento del mundo sociocultural.

Todo lo anterior se debe enmarcar en una historia genealógico-evolutiva del mundo sociocultural desde el siglo XVIII hasta el siglo XXI: a) el progresivo desarrollo del modo capitalista de producción y consumo hasta lograr su apogeo y hegemonía absoluta en la llamada globalización económica con sus consecuencias medioambientales y sociales; b) la constante transformación y progresiva configuración de las actuales formaciones sociales capitalistas con sus Estados y sus complejas problemáticas de todo tipo: económicas, medio-ambientales, jurídicopolíticas, educativas, etc.; c) análisis de la estructura y dinámica de las sociedades capitalistas: infraestructura económica: empresas productivas, mercantiles y financieras; estructura social: relaciones sociales de producción y clases sociales, relaciones técnicas de producción; lucha de clases en defensa de sus intereses; la estructura jurídico-política configurada por la separación de poderes: legislativo, ejecutivo, judicial; los aparatos represivos y defensivos del Estado: fuerzas armadas, policías, prisiones, servicios de inteligencia; servicios diplomáticos; servicios sociales públicos: de salud, de educación, de vivienda, de energía, de transportes, de dependencia, de cultura, de información, de deportes etc.; d) análisis de los agentes sociales: organizaciones de empresarios, sus lobbies y agencias; organizaciones profesionales; organizaciones sindicales; partidos políticos; movimientos sociales; organizaciones de consumidores; ONG para diversos fines; colectivos, grupos y redes para diversas actividades sociales: educativas, culturales, deportivas, lúdicas, recreativas, económicas, comerciales, ecológicas.

Parla, 21 de Noviembre, 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.