Escuela Pública: Presente y Futuro. Ponencia de José Domínguez

Ponencia: “Escuela Pública: Presente y Futuro”.

Autor: José Domínguez

Ateneo de Madrid, 26 de Septiembre de 2012

[Descargar ponencia en formato pdf]

Buenas tardes a todas y a todos.

Gracias por vuestro interés por participar en estos debates educativos para difundir su contenido en vuestros centros y en los ambientes sociales que os movéis.

Mi reflexión se centrará en un aspecto relevante del modelo de escuela que compartimos y que fue también un tema relevante en las aportaciones de Ignacio Fernández de Castro a la conceptualización de la escuela pública. Enuncio ese aspecto relevante así: la escuela pública debe ser una democracia escolar con dos grandes finalidades: a) la autopoiésis (autoproducción o autocreación) de los educandos como ciudadanos del mundo; b) la autopoiésis (autoproducción o autocreación) del pueblo-masa o “pueblo-multitud” como democracia.

Para encuadrar mi reflexión, recordaré sintéticamente los dos modelos de escuela que compiten en la arena cotidiana de la praxis educativa por configurar la escuela. Efectivamente, los centros educativos son campos de batalla en los que se libra una guerra civil – o mejor, incivil – entre dos mentalidades colectivas, que pretenden configurar la escuela pública de acuerdo con sus respectivos modelos antagónicos de educación básica y de escuela. Describiré, en primer lugar, el modelo que creo compartimos todos o la mayoría de los que nos hemos reunido aquí. En segundo lugar, describiré el modelo hegemónico de escuela, que creo que rechazamos todos. No debemos olvidar que los que defendemos el primer modelo representamos a David frente a Goliat. Seguiré, por tanto, el siguiente esquema:

  1. El modelo de escuela pública que compartimos.
  2. El modelo de escuela pública hegemónico que rechazamos.
  3. La escuela pública debe ser una democracia escolar.

1.- El modelo de escuela pública que compartimos.

La escuela no es escuela pública por ser de titularidad estatal. Con demasiada frecuencia, la escuela de titularidad estatal es una escuela privada o privatizada en los estados clasistas capitalistas, en los estados dictatoriales y en los totalitarios. La escuela auténticamente pública, que empezó a soñar Aristóteles en el Libro V de su Política, es todavía, en gran medida, un pensar deseoso, un proyecto incipiente. La configuración material y social de una escuela auténticamente pública es un proceso lento, largo y complejo, que admite muchos grados o niveles de realización y que puede sufrir retrocesos y degradaciones. Cualquier configuración material y social de la escuela pública es indefinidamente perfectible, como todas las creaciones humanas.

En España, desde la LGE de 1970 hasta hoy, hemos dado algunos pasos importantes hacia la escuela pública que deseamos. En cualquier hipótesis, nos queda mucho camino por recorrer. Y lo más grave, es que hay fuertes síntomas de regreso en algunos aspectos a estadios anteriores a 1970. Los países de nuestro entorno más avanzados democráticamente han recorrido un trecho mayor hacia la auténtica escuela pública. Pero también están lejos de ella, como muestran los intensos debates y la búsqueda incesante de nuevos caminos innovadores, justos y eficaces.

Si tuviéramos tiempo suficiente para que cada una y cada uno de los que habéis venido a participar en este diálogo, expresarais vuestro ideal de escuela pública, estoy seguro de que vuestras aportaciones serían convergentes y complementarias. También estoy convencido de que el modelo de escuela pública que surgiría de vuestras aportaciones personales se podría sintetizar en el siguiente decálogo:

  1. Escuela del pueblo. La escuela pública es la escuela de todo el pueblo. Es la escuela de todos, para todos y con todos, sin discriminaciones de sexo, de razas, de clases sociales, de opciones ideológicas, políticas o religiosas. La escuela pública debe ser una escuela auténticamente popular.
  2. Garantiza a todos una educación básica de calidad. La escuela pública es aquella que pretende garantizar a todos y cada uno de los educandos una educación básica de calidad, holística (=integral) y universal (=deseable para todos), concebida como un ciclo educativo unitario, desde el nacimiento hasta los 18 años, y el éxito educativo personal, cualesquiera que sean las circunstancias personales, familiares, sociales y culturales del educando.
  3. Una escuela integradora e inclusiva. Debe ser una escuela en la que todos puedan aprender juntos, mediante el aprendizaje colectivo y solidario, sin discriminaciones por razón de sexo, etnia, clase social, opciones ideológicas o religiosas y organizada de modo que pueda compensar desigualdades de origen biológico, social o cultural y atender adecuadamente las necesidades educativas especiales de los educandos. No es una escuela segregadora ni selectiva. Es una escuela integradora y formativa.
  4. Debe ser una escuela laica. La escuela laica no es necesariamente antirreligiosa, atea o anticlerical. Es cierto que existen estos tipos de laicismo. Pero no son los que hacen juego con la escuela auténticamente pública. La escuela laica es aconfesional, respeta profundamente la conciencia individual de todos sus miembros. Rechaza el proselitismo partidista o sectario ideológico, político o religioso en su seno. No es una escuela neutra, porque promueve explícitamente valores universales, como los principios democráticos de convivencia, los derechos humanos y las libertades fundamentales.
  5. Una escuela gratuita. La escuela pública debe ser gratuita para todos los educandos hasta los 18 años y debe ofrecer a todos los ciudadanos una auténtica igualdad de oportunidades para acceder a los estudios postobligatorios. La educación básica gratuita debe ser obligatoria para todos los ciudadanos, menos para los menores de tres años. La sociedad y el Estado deben ofrecer suficientes plazas para satisfacer la demanda del 0 – 3. Pero la escolarización debe ser voluntaria para las familias.
  6. Debe ser una escuela democrática. El démos escolar de cada centro debe configurarse como una democracia real y auténtica. Debe configurar los grupos de educandos y educadores como pequeñas comunidades democráticas de convivencia, de investigación y de aprendizaje colectivo, cooperativo y solidario, mediante pequeños grupos interactivos y configurarlos como comunidades de diálogo, de debate y de negociación continua.
  7. Debe ser una escuela científica. La escuela pública debe enseñar a los educandos los actuales métodos científicos interdisciplinares, empleándolos constantemente para investigar y conocer las realidades del medio físico o natural y del medio sociocultural y diseñar comportamientos individuales y colectivos éticamente correctos y técnicamente eficaces para actuar en ellos y sobre ellos.
  8. Una escuela creativa e investigadora. Esto exige un cuerpo de educadores bien formados y un currículo abierto, que deje suficiente autonomía a los equipos docentes para indagar, experimentar e innovar con vistas a un logro más eficaz y eficiente de los fines generales de la educación básica previamente consensuados.
  9. Una escuela integradora del trabajo manual y del trabajo intelectual. A lo largo de la educación básica los educandos deben realizar trabajos manuales productivos de objetos que impliquen la utilización de los conocimientos adquiridos.
  10. Una escuela enraizada en el medio. La escuela pública debe estar completamente abierta al medio físico y social, que constituye su entorno.

2.- El modelo hegemónico de escuela pública que rechazamos

La mayoría de los profesores, especialmente los de secundaria, de las familias, de los estudiantes que han oído hablar de la importancia de la educación escolar y de los ciudadanos en general no conocen ni comprenden el modelo de escuela pública que compartimos nosotros.

Cuando tratamos de persuadirles de sus bondades, en el mejor de los casos, lo consideran una maravillosa y bella utopía imposible e inviable. Pero lo más frecuente es que lo rechacen en nombre del sentido común, constituido por el conjunto de estereotipos y de prejuicios generados por las ideologías y políticas educativas burguesas, desde finales del siglo XVIII hasta nuestros días, difundidos y aireados persistentemente por los medios de comunicación, especialmente a través de los artículos de opinión y de los círculos tertulianos.

Desde el último cuarto del siglo XVIII, las políticas educativas y las ideologías que las han legitimado han estado condicionadas por las exigencias del desarrollo del sistema capitalista y de la revolución industrial en marcha, por la subordinación de los sistemas educativos nacionales a la creación de naciones soberanas y autónomas, a la consolidación de los estados clasistas burgueses y a la resistencia de las iglesias a ceder su poder en el campo de la educación, renunciando a moldear las conciencias de sus fieles.

Los ideólogos de la derecha conservadora y neoliberal consideran ese conjunto de estereotipos y de prejuicios educativos, que han generado durante más de dos siglos con sus ideologías y sus políticas educativas como “el sentido común en la educación”. Por eso, cuando los sectores progresistas, calificados por ellos como “secta pedagógica”, han intentado introducir en los sistemas educativos el modelo de escuela pública que compartimos, se rebelan, ponen el grito en el cielo y escriben libros como el de Alicia Delibes Liniers: La gran estafa. El secuestro del sentido común en la educación. (Ed. Unison, 2006). El sentido común es el modelo de escuela que defienden ellos y que describiremos a continuación. Pero antes, me parece oportuno presentar el análisis de Antonio Gramsci sobre “el sentido común”.

Dominique Grisoni y Robert Maggori sintetizaron el análisis de Gramsci en el artículo dedicado al “sentido común” en el Glosario que elaboraron para su libro Leer a Gramsci (Editorial Zero-ZYX, 1974, pp. 228-230). Lo que sigue es una transcripción literal de algunos párrafos de ese artículo.

“El sentido común funciona como “fe… se funda, se elabora, se constituye sobre un terreno ideológico extraño al conjunto de las conciencias de las que emana. Por consiguiente, no es “inocente”, o “neutro”, sino que posee una función precisa: asume una filosofía producida por una capa de intelectuales unidos a la clase dominante, la ingiere mecánicamente, la adapta a sus necesidades inmediatas y la erige en norma de vida, en principios morales, en “orden del mundo”. Por tanto, desempeña el rol de una verdad absoluta, porque parece directamente emanado de la gran masa de individuos… A partir de este momento, referirse a este ideal de conciencia… equivale a referirse indirectamente a la concepción del mundo de la clase dominante, de la que el sentido común no es otra cosa que el reflejo deformado…”

“El sentido común, ese “concepto equívoco, contradictorio, multiforme” debe ser superado. Tal es uno de los objetivos de la filosofía de la praxis. Se opone a la toma de conciencia de las masas y las somete a dominación intelectual de la clase dominante, la cual… ha llegado a convertir en “sentido común” su propia concepción del mundo, a erigir en “filosofía del pueblo” su propia filosofía, a hacer que los esclavos se sientan libres, porque en adelante el amo se ha trasladado al interior de ellos mismos, se ha convertido en su conciencia moral, en su conciencia política”.

Actualmente, entre nosotros el representante más destacado del “sentido común en la educación” de la burguesía neoliberal es Francisco López Rupérez, que ha publicado entre otros los siguientes libros: La gestión de calidad en educación (Madrid, La Muralla, 1994); La libertad de elección en la educación (Papeles de Fundación, nº3, FAES, 1995). Pero en los centros educativos vivimos rodeados de devotos fanáticos del “sentido común en la educación”.

Por eso, nos conviene analizar críticamente los artículos de fe que componen “el sentido común en la educación”. Los conservadores, los fundamentalistas y los neoliberales constituyen una alianza que defiende el modelo del “sentido común en la educación” y reduce la escuela pública a un “servicio público de educación a la carta”, que la sociedad y el estado deben garantizar a los individuos para que puedan prepararse como futuros profesionales. Las principales características del modelo son las siguientes:

1) Pluralismo de centros educativos con ideario propio. Rechazan la existencia de una red estatal de escuelas públicas, que califican como estatalización de la educación. Defienden la privatización del “servicio público” de la educación. El estado debe financiar un pluralismo de centros educativos con ideario propio de modo que los padres puedan elegir para sus hijos las opciones educativas más coherentes con sus convicciones. Reducen la libertad de enseñanza a la libertad de las personas físicas y jurídicas para crear centros educativos privados, a los que llaman centros de “iniciativa social”. El estado debe financiar esos centros, pagando directamente a los titulares o indirectamente a través de las familias, mediante cheques escolares. El estado sólo puede crear centros educativos en aquellos barrios o zonas a donde no llega la libre iniciativa social privada. El ideario propio de cada centro representa el límite natural de la libertad de cátedra, que debe aplicar el titular del centro para mantener el contrato a sus profesores. Aparte de los centros concertados, deben existir otros centros privados que se autofinancian. Así el “servicio público de educación” se debe distribuir en tres redes: la red concertada que debe ser mayoritaria; la red privada autofinanciada que será minoritaria y la red subsidiaria de titularidad estatal. Así se adelgazará el estado, eliminando los cuerpos de educadores funcionarios y se garantizará una gestión empresarial de la educación más eficaz.

2) La escuela pública es estatalista y totalitaria. Califican el modelo de la escuela pública, que nosotros compartimos, de escuela estatalista y totalitaria, porque decimos que debe ser aconfesional y laica; porque defiende una educación para la ciudadanía, basada en valores universales, como los principios democráticos de convivencia, los derechos humanos y las libertades fundamentales, que cuestionan el sistema económico capitalista, sus mercados y sus estados clasistas; porque defendemos la democracia escolar y la formación de ciudadanos para la transformación democrática económica y política de la sociedad y del sistema mundial. Ellos, como liberales y neoliberales coherentes, defienden una línea jerárquica descendente desde el ministerio de educación hasta los alumnos, pasando por los directores de los centros y demás representantes de las administraciones educativas; imponen sus currículos y sus sistemas de evaluación; defienden la autoridad educativa como dominación y la socialización disciplinante mediante los reglamentos de régimen interno; conceden autonomía económica, pedagógica y de gestión aparente a los centros que luego les arrebatan mediante un sistema de evaluación externa basado en los resultados según estándares preestablecidos.

3) La educación básica se reduce a una instrucción propedéutica o preparatoria para los especialismos profesionales. La instrucción propedéutica para acceder a las diversas opciones profesionales o académicas postobligatorias debe empezar en la educación infantil y prolongarse a través de la primaria hasta el final de la educación secundaria obligatoria. En la medida de lo posible, hay que procurar que sea una instrucción científica libre de valores, primando las materias instrumentales: lengua e idiomas, matemáticas, ciencias naturales y tecnologías de la información y de la comunicación, como establece la O.C.D.E. con su programa PISA.

4) La instrucción propedéutica o preparatoria debe ir acompañada de una socialización disciplinante. El instrumento adecuado son los reglamentos de régimen interno, que son una especie de código penal que tipifica las conductas de los alumnos como faltas leves, graves y muy graves y establecen un sistema de sanciones. Esos reglamentos, recuerdan los reglamentos de las cárceles, de los cuarteles, de los orfanatos, de los reformatorios, de las fábricas. Según los liberales y neoliberales, son muy adecuados para enseñar a convivir desde la libertad y para la libertad.

5) La instrucción se organiza desde el paradigma curricular académico-disciplinar idéntico para todos. El currículo se concibe básicamente como un sistema de disciplinas autónomas e independientes, idéntico para todos los educandos, que son diversos, biológica, social y culturalmente, y se acompaña de un sistema de evaluación para medir los grados de asimilación de los contenidos de cada disciplina seleccionados y expresarlos en una nota numérica. Es un sistema meritocrático, selectivo y clasificador. Así se configura un sistema educativo como un darwinismo escolar al servicio del darwinismo económico, social y político para la reproducción de la sociedad capitalista, clasista y estratificada.

6) La educabilidad de los alumnos está determinada biológica y culturalmente. Las capacidades cognitivas de los alumnos son prácticamente fijas e inmutables biológica y culturalmente. Las modificaciones que puede introducir la educación son mínimas. No es razonable el dispendio de dinero, de recursos y esfuerzos que reclaman los educadores críticos y progresistas para lograr un “igualitarismo” imposible y perjudicar a los demás, igualando por abajo.

7) El servicio de instrucción y de socialización disciplinante debe configurar el sistema educativo como un “cuasimercado”. Eso facilita que los padres y los alumnos puedan ejercer el derecho a elegir: los padres, de acuerdo con sus convicciones y creencias y los alumnos, de acuerdo con sus capacidades y preferencias. Por eso, es necesario que haya una variedad de centros con especialización curricular donde se puedan juntar los que destacan en una misma disciplina. El Art. 66 de la LOCE de 2002 proponía siete: lingüístico, humanístico, científico, tecnológico, artístico, deportivo y de TIC. Cada centro debe tener su ideario y su reglamento de disciplina para que la educación ética, cívica y religiosa pueda ser elegida por los padres. Se deben permitir centros que separan por sexos, razas y clases sociales e incluso financiarlos con fondos públicos. Esta es la filosofía subyacente a los centros de excelencia: elitismo social.

8) El derecho individual de los padres a elegir la educación de los hijos de acuerdo con sus creencias y convicciones está por encima del derecho del “todos-pueblo” a una educación ciudadana, que respete los principios democráticos de convivencia, promueva la cohesión social, permita a todos los ciudadanos el disfrute y el ejercicio de todos los derechos humanos y de todas las libertades fundamentales y los capacite para mejorar la democracia económica y política.

9) Rechazan la laicidad de la escuela pública y defienden la presencia obligatoria de la asignatura de religión con su alternativa. Esta situación no forma creyentes; radicaliza y extiende el laicismo; degrada la imagen de la jerarquía eclesiástica; fomenta el rechazo de los alumnos que deben cursar la alternativa a la jerarquía y al sistema educativo; a veces les induce a blasfemar en público. En síntesis, es un planteamiento absurdo, porque produce los efectos contrarios a los pretendidos; es una pérdida de tiempo que se podría aprovechar mejor; genera gastos dobles en tiempos de recortes y mantiene vivo el conflicto permanente con la jerarquía eclesiástica.

10) Los mercados capitalistas, aunque no creen en la mayoría de los componentes ideológicos y religiosos que configuran el “sentido común en la educación”, que acabamos de describir, los apoyan para sumar partidarios y para poder manipular mejor al “pueblo-masa” convirtiéndolo en una multitud de productores ignorantes y baratos y de consumidores compulsivos.

Este es el sentido común que preside la mentalidad de la mayoría de los ciudadanos, de los profesores de infantil, de primaria, de secundaria obligatoria y universitarios y de los responsables de las políticas educativas, cuando gobiernan, incluidos muchos de los que se consideran a sí mismos “izquierda progresista”.

3.- La escuela pública debe ser una democracia escolar.

Los tres adjetivos básicos que utilizamos para calificar nuestro paradigma o modelo de escuela son: “pública”, “laica” y “democrática”. Los tres comparten una idea básica que es común, aunque luego cada uno la matiza con los nuevos significados adquiridos en su evolución semántica fruto de los debates. La idea básica compartida es: la escuela pública debe ser una “escuela popular”, “una escuela del pueblo y para el pueblo”.

El adjetivo “pública” viene del latín arcaico “populicus”, que, a su vez, deriva de “populus” que significa “pueblo” o “población” en el sentido de multitud de individuos. Por tanto, la escuela pública, en este sentido, es la “escuela popular”, es decir, la escuela de todos los individuos que componen la multitud llamada “pueblo”.

“Laica” es un adjetivo femenino que deriva de “laikós”, que, a su vez, deriva de “laós” que significa “pueblo”, concebido como una masa o rebaño de hombres dirigido por un pastor. Homero en la Ilíada designa a sus héroes y jefes como “poimènes laón”, es decir “pastores de pueblos”. El judaísmo y el cristianismo asumieron en la Biblia y otros escritos el término “laós” para designar al “pueblo de Dios” como contradistinto de sus dirigentes: reyes, sacerdotes, jerarquías y personas consagradas a una comunidad religiosa. En este caso, “laico” se opone a “sagrado” y “consagrado”. A partir de la Ilustración, se asume el adjetivo “laica” para designar a la escuela que no depende de las iglesias, de las jerarquías religiosas ni de las órdenes religiosas. La “escuela laica” es la escuela de la masa popular, de las clases populares. Es una escuela pluralista que acoge en su seno a todos los miembros del pueblo, cualesquiera que sean sus creencias, sus increencias y sus convicciones. Su carácter puramente aconfesional originario se fue haciendo cada vez más antiproselitista y, a partir de la Revolución Francesa, fue asumiendo formas anticlericales, antirreligiosas y ateas, en su conflicto con las escuelas religiosas tradicionales. Pero, como expusimos más arriba, no pertenece a la esencia de la escuela laica el ser anticlerical, antirreligiosa o atea militante. No es tampoco una escuela neutra, porque defiende y promueve valores universales.

El adjetivo “democrática” viene del griego “demokratía” que designa un determinado régimen político (=politeia) o régimen de la “polis”, distinto de todos los demás regímenes políticos. En griego “démos” es “el pueblo organizado” como sujeto colectivo. No es el “pueblo-masa”. Es la “polis” (=ciudad) organizada que debate, delibera y toma decisiones en la “asamblea” (=ágora) que luego ejecutan los mandatarios elegidos por la misma asamblea. La terminación “kratía” se deriva del plural neutro “krataìa”, que, a su vez, deriva de “krátos” y significa “poderes del pueblo”.

La “demokratía” como “pueblo empoderado”, sujeto colectivo de poderes irrenunciables o “democracia” se opone a los demás regímenes de la “polis”: a la plutocracia o gobierno de los ricos, a la aristocracia o gobierno de los nobles, a la tiranía o poder del dictador, a la monarquía o gobierno del rey, a la oligarquía o gobierno de unos pocos.

A partir de estas aclaraciones semánticas, resultará evidente la descripción de nuestro modelo de escuela pública. Para nosotros, la auténtica escuela pública, posible y deseable, es la escuela democrática, creada, dirigida, gestionada, evaluada y controlada por todos los ciudadanos que componen el “démos” escolar de cada centro: educandos, educadores escolares, educadores familiares, personal de servicios y de mantenimiento, representantes de la comunidad local y ciudadanos en general del barrio o municipio. La auténtica escuela pública es la que se configura como una democracia real. Un sistema educativo democrático de escuela pública se configura como una red de democracias escolares, en las que cada “démos escolar” es una democracia en sentido pleno.

Las dos grandes finalidades de un sistema educativo democrático y de cada una de sus democracias escolares de centro son las siguientes:

  1. La autopoiésis (=autoproducción o autocreación) de los educandos como ciudadanos del mundo libres, iguales y solidarios, críticos, justos y capaces de colaborar en la transformación democrática, económica y política, de las sociedades humanas, de sus grupos integrantes y del sistema-mundo económico y jurídico-político.
  2. La autopoiésis (=autoproducción o autocreación) del “pueblo-masa” o del “pueblo multitud” como un pueblo organizado, como un sujeto colectivo de poderes inalienables, capaz de controlar a sus representantes o mandatarios elegidos para que ejecuten fielmente la voluntad general.

Esta descripción de la escuela pública legitima y explicita la definición de escuela pública, que proponen Ignacio Fernández de Castro y Julio Rogero en su obra Escuela pública. Democracia y poder (Miño y Dávila Editores, 2001, p. 164): La escuela pública es la organización democrática que adopta un colectivo poblacional para realizar su propia reproducción social con el objetivo de alcanzar plenamente el “estado de pueblo”.

Para los que quieran profundizar en las dos finalidades fundamentales de la escuela pública, les recomiendo la lectura reflexiva del Libro V de la Política de Aristóteles y la tercera parte del libro citado de Ignacio Fernández de Castro y de Julio Rogero.

Las dos grandes finalidades de la escuela pública que hemos formulado tienen su origen en el Art. 26 de la Declaración de los Derechos humanos y de las libertades fundamentales de 10-XII-1948, recogidas en el Artículo 27 de nuestra Constitución: 1. Todos tienen derecho a la educación…2.La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales”.

En el Art. 27,2 se sugieren los tres programas educativos básicos, que deben impregnar de manera transversal toda la vida escolar y toda la praxis educativa y tener un tratamiento específico en determinados momentos o en determinadas asignaturas, como “Educación para la Ciudadanía”: a) El pleno desarrollo de la personalidad; b) El respeto a los principios democráticos de convivencia; c) El respeto a los derechos y libertades fundamentales.

El pleno desarrollo de la personalidad se suele interpretar como el desarrollo integral, armónico y coherente de las dimensiones fundamentales de la persona, entre las que destacan: dimensión corporal motórica y trófica, dimensión cognitiva con sus potenciales biopsicológicos de conocimiento sensoriales y neurocerebrales, dimensión emocional, dimensión desiderativa (proyectiva y autoproyectiva), dimensión sexual, dimensión sociocreativa (socio-afectiva, socio-moral, socio-política y creativa de grupos), dimensión técnico-productiva, dimensión estética y artística. Estas ocho dimensiones se interpenetran y reaparecen unas en otras, como las tres dimensiones básicas de los objetos materiales.

Las dos grandes finalidades que hemos señalado se suelen explicitar y organizar en un conjunto muy limitado de finalidades generales de la educación básica, que sean más operativas y funcionales para orientar la praxis educativa cotidiana. Ese conjunto de finalidades generales se puede concretar de muchas maneras. Pero lo importante es discutirlas a fondo, consensuarlas en cada comunidad escolar y revisarlas de vez en cuando. Yo propongo para ese debate las seis siguientes:

  1. Autopoiésis del educando como sujeto personal.
  2. Autopoiésis del educando como sujeto conocedor.
  3. Autopoiésis del educando como sujeto moral.
  4. Autopoiésis del educando como sujeto político o ciudadano del mundo.
  5. Autopoiésis del educando como sujeto profesional.
  6. Autopoiésis del educando como sujeto responsable de la biosfera y del ecosistema planetario.

Llevar a cabo este modelo de escuela pública y de educación básica implica democratizar: a) la convivencia escolar; b) el paradigma curricular; c) la gestión; d) la evaluación de todos los aspectos.

José Domínguez

Ateneo de Madrid, 26 de septiembre, 2012

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s